Desde el Frente Riojano de Organización Popular (FROP) vemos con preocupación y profunda bronca como una vez más las y los trabajadores, son rehenes, víctimas de la interna del Partido Justicialista. Desde un lado hacia el otro se reclaman fondos y responsabilidades, cuando en realidad en su momento, el actual Intendente era parte del Gobierno que ejercía la misma violencia con el Municipio, que en ese momento era administrado por Ricardo Quíntela.

Este año, desde el FROP, nos manifestamos, también, respecto del manoseo al pueblo que significó la enmienda. Hoy estamos frente a una nueva estrategia de manipulación por parte de quienes manejan las instituciones del Estado desde hace más de 30 años.

Entendemos que los funcionarios tienen el pan asegurado en su mesa todos los días, pero quienes vivimos de nuestro trabajo no podemos seguir sosteniendo con nuestro diario esfuerzo laboral sus disputas internas de poder.

Asimismo, y a falta de un organigrama claro de cada una de las áreas municipales, funcionarios y funcionarias hacen un manejo discrecional de las designaciones en planta, mientras que  trabajadores y trabajadoras de programas con más de 10 años de antigüedad no pueden acceder a una carrera administrativa conforme a las leyes laborales vigentes. Los y las trabajadores y trabajadoras del Mercado Municipal llevan adelante un reclamo por esta situación.

Queda más que claro que, quienes atentan contra la paz social son los y las actuales funcionarios y funcionarias que toman decisiones que terminan por confrontar a los y las trabajadores y trabajadoras, y siendo ellos y ellas quienes aprovechan este enfrentamiento con fines netamente electoralistas.

Por eso desde nuestro espacio  proponemos un Municipio autosustentable, lo que implique que esa institución del Estado sea independiente de los intereses políticos de quién o quienes lo administren. Por eso entendemos que una medida prioritaria es la sanción de una Carta Orgánica Municipal, la aplicación de un presupuesto participativo, una efectiva Ley de coparticipación. De otra forma, gobierne quien gobierne pondrá en vilo los derechos de las y los trabajadores a gusto y placer, y según se peleen con quien se peleen

Según nuestra constitución, cada Municipio provee su administración con los fondos del tesoro municipal, conformado por los ingresos que se desprenden de la actividad económica que realice y los servicios que preste; por la venta o locación de bienes del dominio municipal; por los subsidios que le acuerda el gobierno provincial o federal y por los demás ingresos provenientes de otras fuentes de recursos. Partimos de esta información  y nos preguntamos ¿qué está produciendo hoy el Municipio de la Capital?, ¿cuáles son los servicios que nos están prestando a vecinos y vecinas?, ¿cómo nos demandan después el pago de impuestos si por mi cuadra estamos sin focos, el basurero no pasa las plazas del barrio están absolutamente abandonadas y nos rodean los pastizales?

Es necesario aplicar de forma urgente un plan de gobierno municipal que no quede atrapado en las históricas internas del PJ, y que pueda resolver de forma autónoma y sustentable su funcionamiento general y su administración.

En su conferencia de prensa de ayer, el Intendente aseguró que  está en riesgo la paz social. Desde el FROP nos preguntamos ¿no sabían que esta situación se podría presentar? ¿no tienen una planificación administrativa que les permita asegurar el pago a sus trabajadores y trabajadoras por las tareas que realizan?

No formularíamos esas preguntas de contar con una Ley de acceso a la información pública para que como comunidad podamos conocer que ingresa, desde donde ingresa y de que manera se distribuye.

En su conferencia, el actual Intendente, que quiere ser reelecto, nos dice: “de mantener una ciudad en la que viven 220 mil personas con 200 mil pesos por día, no hay manera, el Municipio se sostiene con las tasas”. En referencia a tales declaraciones, desde el FROP creemos que si no puede administrar el Municipio, es una falta de respeto que se vuelva a presentar.

Tenemos la firme convicción de que la salida es tener un proyecto estratégico que resuelva los problemas concretos de la comunidad, que respete los derechos de las y los trabajadores, y garantice una administración sustentable e independiente de cualquier interés político. Trabajar en la reforma del esquema productivo municipal de auto sustentabilidad a partir de la puesta en valor, por ejemplo, del cordón verde de la Capital, que nos permita satisfacer el consumo de alimentos con producción propia; desarrollar la industria turística; el comercio justo y producción limpia, además de mantener a los y las trabajadores y trabajadoras fuera de las contiendas políticas.