Desde el FROP, y frente al decreto de convocatoria a elecciones provinciales para el 27 de octubre, abrimos nuevamente la discusión sobre las reglas del juego que se plantearán en este marco electoral, ya que consideramos que la ley electoral provincial es ambigua y no otorga las herramientas necesarias a los partidos  que se dispongan a participar.

Asimismo tenemos en claro, ya que no es la primera vez que denunciamos este tipo de irregularidades, que la ley electoral 5.139 no prevé un marco de contención desde el punto de vista presupuestario.

La mayoría de los partidos no cuentan con un presupuesto, que entendemos debería garantizar el estado, para la presentación de las candidaturas, ya sea recursos para trámites, como así también para la impresión de los votos; como tampoco disponen de una estructura comunicacional para la difusión de sus propuestas.

Por otra parte continúa en vigencia el uso de las colectoras; de las que, ya en el 2015, tanto el oficialismo como la oposición, hicieron uso en función de sumar de abajo hacia arriba en pos de garantizar el triunfo en las elecciones.

Esto nos pone en una situación de vulnerabilidad ya que no se generan las garantías necesarias para que se pueda ejercer el derecho de todo ciudadano de elegir y ser elegido.

Desde el FROP convocamos a todos los partidos políticos a hacer público este reclamo para poder generar mejores condiciones, y que el estado provincial nos garantice la participación, en igualdad de condiciones, en las elecciones del 27 de octubre.

Es importante destacar que el oficialismo continúa en el planteo de las reglas del juego en función de resolver el problema orgánico que tiene desde la estructura partidaria, ya que frente al decreto de convocatoria aún no hay definidas candidaturas. Dilataron la convocatoria a elecciones hasta resolver el conflicto que arrastra el PJ.

A todo esto se suma la complicidad de la oposición en cuanto a la conveniencia de la continuidad de estas reglas del juego a la hora de generar una polarización que garantice el sostenimiento de sus privilegios y sus espacios de poder. De ambos lados dejaron en claro que el interés está puesto en los nombres de quienes van a manejar la cosa pública, y no en las urgencias y necesidades que sufre nuestro pueblo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.